welder-673559_1280
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Durante mi vida profesional he visto y conocido varias situaciones donde algún trabajador sufrió un accidente laboral de diferentes consecuencias, entre ellas consecuencias graves y mortales. Lo más triste es que esos accidentes pudieron ser evitados con dosis de sentido común, prevención y precaución. ¿Por qué se produce un accidente de trabajo? ¿Qué hace actuar a una persona (la mayoría de las veces con amplia experiencia en su ámbito de trabajo) de una manera tal que pone en riesgo su vida y a veces la de los demás?

Podemos definir como accidente de trabajo aquellas lesiones que sufre un trabajador, permanentes o temporales, inmediatas o posteriores, o la muerte, que resultan de la acción violenta de una fuerza exterior que pueda ocurrir durante el trabajo o por el trabajo.

De acuerdo a las estadísticas del Ministerio de Empleo y Seguridad Social, en España durante el año pasado hubo 482.578 accidentes de trabajo con baja, de los cuales, 565 fueron mortales. No voy a comparar estas cifras con la cantidad total de horas trabajadas ni con la cantidad de trabajadores en España porque hacerlo puede minimizarlas. Y considero que una sola muerte, independientemente del inmenso total de trabajadores que haya, es elevadísima. Debemos evitar que haya accidentes y muertes en el trabajo, por más difícil que parezca.

Evitar accidentes en el trabajo no es tarea sencilla. Involucra diferentes disciplinas y muchas horas de adiestramiento, de elaboración de procedimientos, de métodos, de planes y requiere una organización orientada al área de la seguridad laboral y la salud ocupacional. Para los directores y gerentes, la seguridad es un área prioritaria, de gran importancia y responsabilidad, ya que tiene que ver con la salud, el bienestar y la vida de la gente que trabaja en nuestro proyecto.

Para responder al por qué se produce un accidente laboral debemos revisar una serie de factores, como son:

  • El conocimiento técnico y experiencia de la persona que realiza el trabajo, así como también el adiestramiento recibido para realizar esa labor.
  • La elaboración y revisión del procedimiento del trabajo que debe realizar el trabajador. Ese procedimiento debe incluir los riesgos de cada etapa de ese trabajo, las herramientas y equipos de trabajo a utilizar, los equipos de seguridad a ser empleados por la persona para que se proteja de los riesgos existentes, las actividades pre trabajo y post trabajo, etc.
  • La actitud y el comportamiento de la persona ante la actividad a realizar. La seriedad con la que asume la responsabilidad ante el trabajo de acuerdo a los procedimientos aprobados y a las normas de seguridad acordadas.
  • Las contingencias e imprevistos que puedan ocurrir. Aunque parezca una tarea imposible, deben preverse las posibles contingencias que puedan ocurrir y se deben preparar los escenarios de acción correspondientes para evitar accidentes o minimizar sus consecuencias.
  • La supervisión adecuada por parte de los líderes responsables del trabajo.
  • La realización de reuniones preparatorias e informativas acerca de la labor a realizar y de las actividades en general dentro de la rutina de trabajo.
  • El análisis de las experiencias anteriores en la realización de las mismas actividad (si es una actividad repetitiva , periódica, etc.).

La organización de seguridad que debe tener cada empresa es fundamental a la hora de evitar accidentes en el trabajo. Definitivamente, debe existir. Y no debemos conformarnos con seguir las exigencias que por ley impone cada país a las empresas. En mi opinión, esas exigencias legales son un mínimo indispensable pero no suficiente para evitar accidentes laborales. Las empresas deben tener una organización de seguridad laboral y ocupacional con objetivos claros hacia la prevención de los accidentes y enfermedades ocupacionales.

Algunas grandes empresas, como las petroleras, las de electricidad (generación, transmisión y distribución de electricidad), las empresas que manejan la distribución, transporte y comercialización de gas natural, son ejemplo en el área de la seguridad laboral. Muchas de ellas tienen records en cuanto a cero accidentes laborales y cero accidentes fatales. Si es posible conseguir esos logros en actividades laborales de tanto riesgo, en mi opinión debe ser posible alcanzar los mismos logros en todas las demás empresas.

Entre los indicadores de desempeño, los indicadores de seguridad, como el número de accidentes con pérdida de tiempo, accidentes sin pérdida de tiempo, accidentes fatales, condiciones inseguras, etc. deben estar presente y deben estar en la misma escala de importancia (o mayor) que los demás indicadores de gestión.

Cada trabajador debe volver a su casa en la misma buena condición con la que salió para ir a su lugar de trabajo. Y nosotros, como directores y gerentes, debemos hacer todo lo que está a nuestro alcance para asegurar que sea así. Ese debe ser nuestro objetivo en seguridad laboral. Cero accidentes, con baja y sin baja. Cero accidentes mortales. Cero enfermedades ocupacionales.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Posted on: 14 abril, 2015 | Author: Francisco Ficara

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Visit Us On TwitterVisit Us On LinkedinVisit Us On Google PlusCheck Our Feed