Ética y Valores
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

 El plan estratégico de una empresa está basado en aspectos tangibles y visibles, como son el destino al que se quiere llegar, qué se quiere ser, cómo llegar, cuáles objetivos alcanzar, etc. Sin embargo, las organizaciones tienen también aspectos intangibles muy importantes sobre los que se basa su éxito. Entre esos intangibles están los Principios y Valores de la empresa.

Los principios y valores son el conjunto de creencias y normas que orientan y regulan el comportamiento y la vida de la organización. Son el soporte de la visión, la misión, la estrategia y los objetivos estratégicos. Estos principios se manifiestan y se hacen realidad a través de la cultura de la empresa, de su forma de ser, pensar y conducirse. Es evidente que todo esto tiene que ver con las personas, por lo que, en general, los principios y valores suelen ser (o forman parte de) los principios y valores de la gente que trabaja en la empresa.

Los principios y valores son el reflejo del comportamiento de las personas y de manera particular, deben ser el reflejo de los propietarios, presidentes, directores, gerentes y líderes de las empresas. Son normas o ideas fundamentales que rigen el pensamiento y la conducta de esas personas. Con la Declaración de Principios y Valores las empresas escogen cómo quieren ser, cómo van a actuar y, al mismo tiempo, qué cosas no van a permitir.

Algunos principios y valores que podemos encontrar en esas declaraciones son:

  • La honestidad
  • La integridad
  • La lealtad
  • El respeto
  • La solidaridad
  • La excelencia en el trabajo realizado
  • La responsabilidad social
  • La honorabilidad
  • Etc.

Hay muchos más y cada declaración de principios y valores depende de la “personalidad” y cultura de cada empresa. Más que reglas, son la manera de ser, de vivir y de actuar de la organización y son uno de los intangibles más importantes. Están entre las ventajas competitivas más poderosas, difíciles de copiar entre empresas, que perduran en el tiempo y que generan valor, dándole prestigio a su marca. Este prestigio se logra con años de trabajo y ejemplo.

La declaración de principios y valores no es un simple papel colgado en la pared de un pasillo u oficina. Es mucho más que eso. Esa declaración nos habla de la gente que trabaja en la empresa, cómo es, cómo actúa, cómo piensa, qué hace y qué no hace. Esos principios y valores deben ser seguidos y vividos por todas las personas que trabajan en la organización, desde el presidente, los gerentes y supervisores hasta el trabajador con menos tiempo de antigüedad. De lo contrario, serán sólo manchas de tinta sobre un papel. En ellos está basado el éxito de la estrategia y nos hablan mucho del liderazgo, del trabajo en equipo, de la cohesión y de la  historia de la organización. Se deben tener los mismos principios y valores para poder trabajar en equipo, con cohesión, de lo contrario cada quién verá lo que le interesa ver y concentrará sus esfuerzos en direcciones opuestas a la verdadera estrategia de la empresa.

Para que una empresa tenga éxito, debe haber coherencia entre sus directores, supervisores y trabajadores en general. Todos deben conocer cuál es la visión de la empresa, cuál es su misión, cuáles son sus objetivos y cuáles son los principios y valores que regirán el comportamiento de cada uno dentro de esa empresa para conseguir las metas propuestas. Esta es una regla que se aplica en todo lo que queremos lograr en la vida.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
Posted on: 3 marzo, 2015 | Author: Francisco Ficara

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


Visit Us On TwitterVisit Us On LinkedinVisit Us On Google PlusCheck Our Feed